Un cuestionario para los candidatos a las elecciones presidenciales

Los candidatos a las elecciones presidenciales de Estados Unidos deberían detallar cuál es su posición sobre la protección de los derechos humanos en el país y el resto del mundo, señaló hoy Human Rights Watch. Con ese objetivo, Human Rights Watch ha presentado una lista de 12 preguntas a los candidatos presidenciales de EE.UU. sobre cómo sus gobiernos abordarían una serie de cuestiones fundamentales de derechos humanos.

“El próximo presidente de EE.UU. encarará una variedad de desafíos de derechos humanos”, señaló Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch. “Los votantes estadounidenses se beneficiarían de saber cómo los candidatos entienden esos problemas y cómo les harían frente”.

El cuestionario aborda preocupaciones sobre la mayor represión gubernamental de la libertad de expresión y los activistas en todo el mundo, el trato dispensado a los refugiados, las prácticas de vigilancia global y la rendición de cuentas por los abusos policiales, entre otras cuestiones. El próximo presidente de EE.UU. tendrá que lidiar con una amplia gama de temas de derechos humanos en el país y en el resto del mundo. La encuesta de Human Rights Watch se centra en algunos de los más apremiantes y complejos.

Human Rights Watch publicará las respuestas de los candidatos en su sitio web. La fecha límite para recibir las respuestas es el 6 de septiembre. Las preguntas son las siguientes:

1.    ¿Qué medidas tomaría para responder a gobiernos que reprimen a organizaciones y censuran a medios de comunicación independientes, ya sea mediante leyes o de otras maneras, como los de Rusia, China y Etiopía?

2.    ¿Qué hará para abordar la discriminación que obstaculiza la participación política de las mujeres? ¿Cómo protegerá su gobierno los derechos de las mujeres y las niñas en todo el mundo, incluso de la violencia de género?

3.    ¿Qué debería hacer EE.UU. para ayudar a abordar la crisis internacional para proteger y asistir a los refugiados que huyen de Oriente Medio, las Américas y otras regiones del mundo?

4.    ¿Qué papel debería jugar la promoción de la buena gobernanza, el estado de derecho y el respeto por los derechos humanos a la hora de encarar al ISIS, al-Qaeda u otros grupos afiliados, especialmente en países con gobiernos represivos y autocráticos?

5.    ¿Cómo respondería su gobierno a las mayores muestras de xenofobia, islamofobia y racismo que se ven en un número cada vez mayor de países?

6.    ¿Cómo emplearía su gobierno la reciente apertura diplomática con Cuba para alentar al país a adoptar mayores protecciones para los derechos humanos y las libertades fundamentales?

7.    ¿Cómo respondería su gobierno a cualquier expansión en el futuro de los asentamientos israelíes en Cisjordania?

8.    ¿Qué nuevos límites deberían establecerse a la recopilación de datos sin orden judicial y en las prácticas de vigilancia para asegurar que el gobierno de EE.UU. respeta plenamente los derechos humanos tanto dentro como fuera de sus fronteras? Si piensa que ninguno, explique por qué.

9.    ¿Cómo debería EE.UU. garantizar la rendición de cuentas por tortura y malos tratos de personas detenidas e interrogadas por la CIA y las autoridades militares?

10.    ¿Cómo modificaría el programa estadounidense de ejecuciones selectivas, en particular el uso de drones en lugares fuera de las áreas de hostilidades activas?

11.    ¿Debería el gobierno federal adoptar medidas para mejorar la rendición de cuentas de fuerzas policiales implicadas en muertes ilegítimas de presuntos delincuentes? En caso de que sí, ¿qué medidas debería tomar?

12.    ¿Está a favor de un programa de seguro nacional pagado de baja familiar para todos los trabajadores? ¿Por qué sí o no?

Guatemala: tres candidatos pelean por llegar a la segunda vuelta

[lh_signing_form]

Guatemala vivió este domingo unas elecciones especiales, a días de la renuncia del presidente Otto Pérez Molina por un escándalo de corrupción, y tras una jornada con una alta participación todo indica que los comicios se definirán en una segunda vuelta prevista para el 25 de octubre.

Con el 51% de las mesas de votación computadas, tres partidos pelean por llegar al balotaje.

Tal como lo anticiparon las encuestas previas, hasta ahora ningún candidato se acerca al 50% de los sufragios, porcentaje necesario para imponerse en la primera vuelta.

Los resultados parciales difundidos por el Tribunal Supremo Electoral pasada la medianoche del domingo en Guatemala indican que el Frente de Convergencia Nacional (FCN), de Jimmy Morales, va en el primer lugar con 26,54% de los votos.

En segundo lugar va Libertad Democrática Renovada (Líder), del empresario Manuel Baldizón, con 17,99%. Le sigue Sandra Torres, del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), con 16,95%.

El candidato de FCN es un comediante que se presentó como una alternativa distinta a la clase política tradicional de Guatemala. Morales utilizó la frase que lo hizo famoso como comediante durante su campaña: “Ni ladrón, ni corrupto”.

Costa Rica: Solís, el candidato que burló las encuestas y puso en jaque al oficialismo

Pese a que las encuestas no le daban posibilidades, Luis Guillermo Solís, un historiador y experto en ciencias políticas, rompió con la lógica y quedó en segundo lugar en las elecciones de este domingo en Costa Rica. Así, el candidato por el Partido Acción Ciudadana (PAC) se enfrentará en segunda vuelta al oficialista Johnny Araya, quien se impuso por más de cinco puntos, y tendrá la posibilidad de cumplir su deseo de sacar del poder al Partido Liberación Nacional (PLN), liderado hoy por la presidente Laura Chinchilla.

Solís no se cansaba de repetir que la gente no debía creer en las encuestas, que nunca le concedieron un mejor puesto que el cuarto, porque, según él, la “verdadera encuesta” se iba a ver en las elecciones que se celebraron este domingo y que acabó ganando.

“Vamos a ganar porque somos un pueblo que decidió cambiar”, expresó Solís después de conocer los resultados de las elecciones de este domingo.

Tras 30 años de su vida dedicado a la enseñanza y, con alguna experiencia política, presentó su candidatura por el Partido Acción Ciudadana (PAC), con el objetivo de acabar con el “desgobierno” del Partido Liberación Nacional (PLN), partido en el que militó y del que salió hace casi una década, descontento por cambios ideológicos y corrupción interna.

Aunque era poco conocido en el ámbito político, Solís sí tiene experiencia como jefe de gabinete de la Cancillería en el primer Gobierno de Óscar Arias (1986 y 1990) y comoembajador para Asuntos Centroamericanos y director de política exterior del Gobierno de José María Figueres Olsen (1994-1998), ambos del PLN.